Zürcher Nachrichten - Tejedores indios de saris luchan por mantener viva la tradición

EUR -
AED 4.014454
AFN 77.44101
ALL 100.20882
AMD 424.31811
ANG 1.969263
AOA 953.751502
ARS 1008.524396
AUD 1.624513
AWG 1.967867
AZN 1.858857
BAM 1.954737
BBD 2.206174
BDT 128.370217
BGN 1.954812
BHD 0.411921
BIF 3146.22223
BMD 1.092956
BND 1.464752
BOB 7.550174
BRL 5.973444
BSD 1.092691
BTN 91.291484
BWP 14.764932
BYN 3.575861
BYR 21421.93482
BZD 2.202476
CAD 1.496295
CDF 3103.994584
CHF 0.968579
CLF 0.036283
CLP 1001.147715
CNY 7.936282
CNH 7.952123
COP 4364.085305
CRC 571.18618
CUC 1.092956
CUP 28.96333
CVE 110.223738
CZK 25.286658
DJF 194.540055
DKK 7.459916
DOP 64.475864
DZD 146.85174
EGP 52.675666
ERN 16.394338
ETB 62.753709
FJD 2.435325
FKP 0.842189
GBP 0.840073
GEL 2.96739
GGP 0.842189
GHS 16.848385
GIP 0.842189
GMD 74.075087
GNF 9410.884148
GTQ 8.471829
GYD 228.59606
HKD 8.53375
HNL 27.05929
HRK 7.550085
HTG 144.236006
HUF 390.840464
IDR 17637.8484
ILS 3.976884
IMP 0.842189
INR 91.345917
IQD 1431.364177
IRR 46013.441477
ISK 149.308487
JEP 0.842189
JMD 170.926015
JOD 0.77447
JPY 171.13283
KES 142.357365
KGS 92.855126
KHR 4487.320197
KMF 494.070947
KPW 983.660655
KRW 1509.158886
KWD 0.33392
KYD 0.910526
KZT 519.525519
LAK 24202.939766
LBP 97848.271053
LKR 331.909571
LRD 213.066341
LSL 19.876459
LTL 3.227215
LVL 0.661118
LYD 5.283022
MAD 10.740279
MDL 19.350048
MGA 4916.159663
MKD 61.525479
MMK 3549.877994
MNT 3770.698089
MOP 8.786189
MRU 43.250489
MUR 50.898729
MVR 16.834008
MWK 1894.62142
MXN 19.398652
MYR 5.097001
MZN 69.839869
NAD 19.876459
NGN 1764.948389
NIO 40.224942
NOK 11.747735
NPR 146.071319
NZD 1.800131
OMR 0.420751
PAB 1.092691
PEN 4.05938
PGK 4.278398
PHP 63.685465
PKR 304.337959
PLN 4.29772
PYG 8251.514393
QAR 3.985933
RON 4.969228
RSD 117.010752
RUB 96.559959
RWF 1430.812019
SAR 4.099265
SBD 9.243789
SCR 14.798035
SDG 656.86625
SEK 11.535652
SGD 1.465752
SHP 0.842188
SLE 24.971093
SLL 22918.741873
SOS 624.466235
SRD 32.391913
STD 22621.979595
SVC 9.558804
SYP 2746.084786
SZL 19.871561
THB 39.285149
TJS 11.636518
TMT 3.836275
TND 3.390757
TOP 2.58096
TRY 36.167547
TTD 7.417223
TWD 35.587185
TZS 2901.014146
UAH 45.324933
UGX 4042.486718
USD 1.092956
UYU 43.876148
UZS 13749.525619
VEF 3959290.014001
VES 39.84551
VND 27679.107108
VUV 129.757946
WST 3.06422
XAF 655.711538
XAG 0.036008
XAU 0.000444
XCD 2.953768
XDR 0.824191
XOF 655.711538
XPF 119.331742
YER 273.594154
ZAR 19.94134
ZMK 9837.912976
ZMW 28.491334
ZWL 351.93134
Tejedores indios de saris luchan por mantener viva la tradición
Tejedores indios de saris luchan por mantener viva la tradición

Tejedores indios de saris luchan por mantener viva la tradición

En un cuarto mal iluminado cerca del río Ganges, los brazos se mueven sobre un telar que cruje, mientras otra fibra de seda es colocada en su lugar con el rítmico repiqueteo de una viga de madera.

Tamaño del texto:

El estrecho taller de Mohamad Sirajuddin es típico de la decreciente comunidad de artesanos de Varanasi, quienes crean manualmente los saris de seda, apreciados por sus usuarios como el epítome del tradicional estilo sartorial de India.

La ciudad es reverenciada por los devotos hindúes que creen que la cremación a la orilla del río sagrado ofrece la posibilidad de escapar del ciclo infinito de muerte y renacimiento.

Pero las reflexiones de Sirajuddin sobre la mortalidad se centran en su arte, que compite con alternativas mecanizadas más baratas y con importaciones chinas que complican su oficio.

"Si caminas por este barrio verás que es la única casa con un telar manual", comentó a AFP este hombre de 65 años.

"Y esto va a estar aquí solo mientras yo viva. Después de eso, nadie en esta casa lo va a continuar", agregó.

Los tejedores de Varanasi han cultivado durante siglos una reputación de excelencia, especializados en diseños elaborados de flores y brocados dorados.

Los "saris de Banarasi", que llevan el nombre antiguo de la ciudad, son buscados por mujeres indias que se van a casar y suelen ser pasados por generaciones como herencia.

Las piezas elegantes pueden alcanzar precios elevados. El tejido actual de Sirajuddin se venderá en 30.000 rupias (390 dólares), pero la parte que corresponde a los intermediarios deja poco margen a los tejedores.

"Comparado con el duro trabajo que lleva hacer el sari, la ganancia es insignificante", lamentó Sirajuddin.

Sus vecinos se pasaron a tejedoras eléctricas para sus piezas, que carecen de las sutilezas de los textiles hechos a mano y se venden por un tercio del precio, pero requieren solo una fracción del tiempo para concluir.

- Industrias en riesgo -

La suerte de la industria textilera india ha estado históricamente sujeta a repentinas y devastadoras turbulencias del exterior.

Sus telas delicadas fueron apetecidas por la élite europea del siglo XVIII, pero la colonización británica y las fábricas preindustriales inglesas inundaron a India con telas baratas, diezmando el mercado de los tejidos hechos a mano.

Décadas de planificación centralizada después de la independencia permitieron un respiro, al proteger a la artesanía local del mercado internacional.

Pero las reformas económicas de los años 1990 abrieron el país a las importaciones baratas en momentos que China se establecía como un gran telar globalizado.

"Lana y telas chinas aparecían por todas partes", comentó la escritora y expolítica Jaya Jaitly, autora de un libro sobre los textiles de Varanasi.

"Todas estas industrias florecientes murieron (...) por la competencia china y su capacidad de producir grandes cantidades a precios bajos", agregó.

- Motivo de orgullo -

Según Jaitly, los tejedores locales necesitan protección urgente del gobierno para preservar la riqueza de las tradiciones artesanales que corren el riesgo de desaparecer.

"Tenemos el mayor número de variedades de tejedoras, técnicas, habilidades... más que en cualquier lugar del mundo", aseguró.

"Me parece que realmente es una tradición de la que podemos sentirnos orgullosos", agregó.

La demanda de los "saris de Banarasi", ya limitados a una selecta clientela india capaz de pagar su precio, se vio golpeada por la pandemia del covid-19.

La amenaza del virus retrocedió en India, pero las pérdidas de empleo y el impacto en la economía permanecen.

"Los tejedores sufrieron mucho. No reciben el precio adecuado por sus productos, los pagos llegan tarde", sostuvo el comerciante de saris Mohamad Shahid.

Aunque su tienda estaba vacía, Shahid confió en que los clientes exigentes y de altos ingresos regresarían.

"Quienes conocen el valor de un tejido hecho a mano van a continuar comprando y apreciando nuestros saris. Los tejidos manuales pueden disminuir pero no desaparecerán", dijo a AFP Shahid, de 33 años.

L.Rossi--NZN