Zürcher Nachrichten - Evacuaciones bajo las bombas en el este de Ucrania

EUR -
AED 4.001986
AFN 77.180953
ALL 100.51682
AMD 423.28527
ANG 1.964006
AOA 953.916732
ARS 1001.402759
AUD 1.608949
AWG 1.96285
AZN 1.862727
BAM 1.957092
BBD 2.200263
BDT 128.044532
BGN 1.951398
BHD 0.410643
BIF 3137.385624
BMD 1.089564
BND 1.463273
BOB 7.529937
BRL 5.910728
BSD 1.089724
BTN 91.022544
BWP 14.676757
BYN 3.565703
BYR 21355.460362
BZD 2.19656
CAD 1.487914
CDF 3124.318586
CHF 0.975488
CLF 0.036112
CLP 996.452407
CNY 7.911113
CNH 7.926613
COP 4318.651554
CRC 569.578636
CUC 1.089564
CUP 28.873454
CVE 110.339362
CZK 25.34196
DJF 194.028984
DKK 7.46235
DOP 64.412819
DZD 146.162504
EGP 52.246002
ERN 16.343465
ETB 62.955851
FJD 2.422374
FKP 0.839575
GBP 0.839706
GEL 2.974217
GGP 0.839575
GHS 16.78231
GIP 0.839575
GMD 73.818441
GNF 9381.236317
GTQ 8.460702
GYD 227.889401
HKD 8.506174
HNL 26.990943
HRK 7.526656
HTG 144.03575
HUF 392.664263
IDR 17628.333268
ILS 3.936754
IMP 0.839575
INR 91.033863
IQD 1427.562095
IRR 45857.036223
ISK 149.324677
JEP 0.839575
JMD 170.853577
JOD 0.772287
JPY 172.141899
KES 140.826198
KGS 92.944028
KHR 4473.974141
KMF 493.899183
KPW 980.608255
KRW 1506.513284
KWD 0.332981
KYD 0.908112
KZT 516.818306
LAK 24129.261745
LBP 97585.767238
LKR 329.67218
LRD 212.501263
LSL 19.603912
LTL 3.2172
LVL 0.659066
LYD 5.285514
MAD 10.695112
MDL 19.255977
MGA 4873.239559
MKD 61.627404
MMK 3538.862359
MNT 3758.997226
MOP 8.763606
MRU 43.142482
MUR 50.777099
MVR 16.833722
MWK 1889.556111
MXN 19.26796
MYR 5.091577
MZN 69.623149
NAD 19.603912
NGN 1762.533667
NIO 40.116668
NOK 11.719316
NPR 145.634813
NZD 1.786984
OMR 0.419439
PAB 1.089714
PEN 4.097905
PGK 4.263834
PHP 63.784187
PKR 303.379276
PLN 4.258118
PYG 8216.462016
QAR 3.972221
RON 4.972011
RSD 117.037704
RUB 95.879519
RWF 1427.649051
SAR 4.087396
SBD 9.19529
SCR 15.278182
SDG 654.828275
SEK 11.507213
SGD 1.462501
SHP 0.839575
SLE 24.893606
SLL 22847.622669
SOS 618.873047
SRD 32.256534
STD 22551.781274
SVC 9.535426
SYP 2737.563404
SZL 19.613038
THB 39.45264
TJS 11.605615
TMT 3.813475
TND 3.379277
TOP 2.565704
TRY 36.012824
TTD 7.396985
TWD 35.500123
TZS 2892.792815
UAH 44.700515
UGX 4031.643093
USD 1.089564
UYU 43.679036
UZS 13790.103895
VEF 3947003.931461
VES 39.745837
VND 27680.381147
VUV 129.355294
WST 3.054712
XAF 656.393347
XAG 0.035392
XAU 0.000453
XCD 2.944602
XDR 0.825349
XOF 656.393347
XPF 119.331742
YER 272.745201
ZAR 19.614816
ZMK 9807.382268
ZMW 27.869527
ZWL 350.839261
Evacuaciones bajo las bombas en el este de Ucrania
Evacuaciones bajo las bombas en el este de Ucrania

Evacuaciones bajo las bombas en el este de Ucrania

Un proyectil estalla en la distancia y varios edificios se consumen por las llamas. Pero sentada susurrando a un gato en su regazo, una anciana con sombrero aguarda un autobús que la lleve lejos de Severodonetsk, en el este de Ucrania.

Tamaño del texto:

"No quería marcharme, pero ves todos los bombardeos", dice la mujer, que trata de calmar al asustado animal. "Ahora estamos sin casa", añade.

Ella es una de las docenas de personas mayores que hicieron maletas y prepararon a sus queridas mascotas para seguir el llamado oficial de abandonar el este de Ucrania.

Desde que Rusia se retiró del norte del país y señaló su intención de centrarse en la "liberación" del Donbás, en el este, los residentes han vivido en el miedo de un asalto a gran escala.

"Los próximos días son tal vez la última oportunidad de salir", dijo el jueves Serguii Gaidai, gobernador de la región de Lugansk, en el Donbás.

En Severodonetsk, un antiguo bus escolar y otro de un club de fútbol han estado transportando residentes hasta una pequeña estación ferroviaria a 10 kilómetros de la ciudad. Allí, con la ayuda de voluntarios, viajan hasta Sloviansk, a unos 60 km, para que tomen otro tren para continuar su trayecto al oeste.

Unas 50 personas están reunidas en los bancos frente al Palacio de la Cultura de la ciudad, una peculiar mezcla entre cubismo soviético y templo griego. La imponente estructura amarilla está intacta, pero algunos de sus cristales han saltado por los aires.

No lejos de allí, algunos bloques de viviendas de los años 1960 han resultado dañados por metralla o directamente agujereados por misiles. Una bonita tienda en la esquina está en ruinas.

"Mira lo que han hecho los cohetes, los apartamentos arruinados en todo tu alrededor", dice una mujer mayor apretando su bolso contra el pecho.

"Hemos estado viviendo en el sótano durante más de un mes. No tengo más gas, electricidad o agua. Es imposible quedarse en casa", añade.

- Antigua joya minera -

Denis, un hombre en la cuarentena con rostro pálido y demacrado, asegura que la vida en esa ciudad bajo constantes bombardeos rusos se ha vuelto insoportable.

"Cada día es peor y peor. Nos llueven (bombas) de todos lados. No puedo aguantarlo más", asegura. "Todavía podemos encontrar un poco de pan por la mañana en la tienda. Los voluntarios y el ejército nos dan comida", añade.

Denis teme que su ciudad termine como Mariúpol, un puerto estratégico en el sur que ha sido devastado por semanas de asedio ruso.

"Quiero escapar de este infierno", afirma, aunque todavía no sabe hacia dónde. "Pensaré en ello cuando no haya más bombas cayendo a mi alrededor".

"¿Por qué esta guerra?", se pregunta un hombre, claramente intoxicado. "Shhh", sisea su mujer, con su cara tan irritada como la de su marido.

"Tenemos miedo de esperar aquí, al aire libre", dice Denis con cara preocupada.

Antaño la joya de la región minera del Donbás y escaparate del comunismo soviético, Severodonetsk, con unos 100.000 habitantes antes de la guerra, es ahora una ciudad gris, con fábricas cerradas de hace tiempo y atacadas por misiles rusos.

Cuando llega el autobús, los vecinos se acumulan en su puerta, maletas en mano. "No dejaremos a nadie atrás, no se preocupen", dice el conductor.

Las mujeres y los niños habían sido evacuados en el bus anterior.

En las calles todavía se dejan ver algunos civiles, señal de que algunos vecinos han decidido quedarse en la ciudad.

"Me quedo. Todavía tengo gas y electricidad en casa", dice un hombre mayor, tranquilo, que carga una bolsa con alimentos. Como antiguo "sargento a bordo de un submarino nuclear", asegura no tener miedo.

Una furgoneta llega para llevarse a los últimos evacuados. "Es peligroso quedarse, es peligroso andar, es peligroso conducir", asegura el conductor, que intenta acelerar el proceso. "¡Todo es peligroso aquí!"

De cuclillas en los edificios de alrededor, los soldados ucranianos refuerzan sus posiciones y se preparan para la lucha en esas calles.

Una serie de fuertes detonaciones se escuchan no lejos de allí. Los ucranianos responden con fuego de artillería. El respiro en el centro de la ciudad se ha terminado. Los rusos van a responder. Es tiempo de marchar.

A.Senn--NZN