Zürcher Nachrichten - Fin del juego en Pakistán para Imran Khan, el exjugador de críquet

EUR -
AED 4.01463
AFN 77.43367
ALL 100.202987
AMD 423.897239
ANG 1.969076
AOA 957.991104
ARS 1008.864037
AUD 1.62248
AWG 1.970163
AZN 1.863306
BAM 1.954883
BBD 2.205965
BDT 128.379767
BGN 1.955842
BHD 0.411993
BIF 3145.895237
BMD 1.093017
BND 1.464599
BOB 7.549458
BRL 6.001318
BSD 1.092587
BTN 91.285336
BWP 14.764073
BYN 3.57549
BYR 21423.136759
BZD 2.202267
CAD 1.494613
CDF 3093.238535
CHF 0.966445
CLF 0.036071
CLP 995.313916
CNY 7.93421
CNH 7.946382
COP 4356.733695
CRC 571.132038
CUC 1.093017
CUP 28.964955
CVE 110.212283
CZK 25.271978
DJF 194.528732
DKK 7.459518
DOP 64.469752
DZD 146.970949
EGP 52.745515
ERN 16.395258
ETB 62.74776
FJD 2.435461
FKP 0.842236
GBP 0.841836
GEL 2.967566
GGP 0.842236
GHS 16.846942
GIP 0.842236
GMD 74.108511
GNF 9411.498237
GTQ 8.470948
GYD 228.580664
HKD 8.534743
HNL 27.061303
HRK 7.550508
HTG 144.221015
HUF 389.846978
IDR 17672.994809
ILS 3.975191
IMP 0.842236
INR 91.423217
IQD 1431.215413
IRR 46002.358061
ISK 149.491864
JEP 0.842236
JMD 170.909813
JOD 0.774516
JPY 170.92439
KES 142.63889
KGS 92.860334
KHR 4486.853822
KMF 492.458834
KPW 983.715846
KRW 1510.983769
KWD 0.333895
KYD 0.910465
KZT 519.471523
LAK 24200.424311
LBP 97838.101503
LKR 331.931229
LRD 213.050042
LSL 19.874484
LTL 3.227396
LVL 0.661155
LYD 5.282522
MAD 10.739261
MDL 19.348745
MGA 4915.69367
MKD 61.610614
MMK 3550.07717
MNT 3770.909655
MOP 8.785598
MRU 43.253706
MUR 50.792639
MVR 16.73446
MWK 1894.511139
MXN 19.375861
MYR 5.101656
MZN 69.843788
NAD 19.874394
NGN 1789.640584
NIO 40.220761
NOK 11.739245
NPR 146.057473
NZD 1.800669
OMR 0.420787
PAB 1.092587
PEN 4.058996
PGK 4.277993
PHP 63.69883
PKR 304.360601
PLN 4.294798
PYG 8252.128292
QAR 3.986193
RON 4.969402
RSD 117.028215
RUB 96.372401
RWF 1430.728735
SAR 4.099645
SBD 9.244307
SCR 14.880757
SDG 647.065768
SEK 11.533424
SGD 1.465578
SHP 0.842236
SLE 24.972495
SLL 22920.027795
SOS 624.407043
SRD 32.393751
STD 22623.248866
SVC 9.559427
SYP 2746.238863
SZL 19.869678
THB 39.303766
TJS 11.635734
TMT 3.83649
TND 3.390978
TOP 2.578701
TRY 36.168268
TTD 7.416453
TWD 35.674439
TZS 2900.73904
UAH 45.320637
UGX 4042.066575
USD 1.093017
UYU 43.879012
UZS 13750.54856
VEF 3959512.161334
VES 39.889319
VND 27651.695168
VUV 129.765227
WST 3.064392
XAF 655.649384
XAG 0.0358
XAU 0.000443
XCD 2.953934
XDR 0.824113
XOF 655.649384
XPF 119.331742
YER 273.609539
ZAR 19.89077
ZMK 9838.45849
ZMW 28.488634
ZWL 351.951087
Fin del juego en Pakistán para Imran Khan, el exjugador de críquet
Fin del juego en Pakistán para Imran Khan, el exjugador de críquet

Fin del juego en Pakistán para Imran Khan, el exjugador de críquet

Como sus predecesores en el puesto de primer ministro de Pakistán, Imran Khan tuvo que abandonar el poder antes de terminar su mandato, con una imagen deteriorada por sus maniobras políticas y su retórica combativa.

Tamaño del texto:

Khan, de 69 años, fue destituido por una moción de censura votada en el Parlamento el domingo, después de haber conseguido retrasar este momento una semana, cuando intentó disolver la cámara para evitarla. Pero el Tribunal Supremo juzgó el jueves que el proceso era inconstitucional.

En la votación definitiva, la moción recogió una mayoría de 174 votos sobre un total de 342 escaños, y Khan fue abandonado por sus principales aliados.

Imran Khan llegó al poder en 2018, tras la victoria en las legislativas de su partido, el Movimiento por la Justicia de Pakistán (PTI), con un perfil religioso conservador, promesas de reformas sociales y de luchar contra la corrupción,

El balance de su mandato y su propensión en estos últimos días a acentuar las fracturas de la sociedad pakistaní, acusando de traición a la oposición, jugaron contra él.

- Seguridad degradada -

Tras dos décadas en la política, la tenacidad del jugador de críquet adulado por millones de paquistaníes por liderar al equipo nacional a su única victoria en el Mundial, en 1992, se vio al fin recompensada.

Como jefe del gobierno, gozó en un principio de una imagen de incorruptible en una sociedad cansada de los partidos tradicionales, que monopolizan (junto al ejército) la política nacional desde hace décadas.

Durante la pandemia de covid-19, su decisión de no imponer un confinamiento nacional, que habría "hecho morir de hambre" a los paquistaníes, se reveló acertada (el país solo tuvo 30.000 muertos) y le permitió ganar popularidad.

Pero la coyuntura económica y las malas decisiones acabaron por alcanzarle. La fuerte inflación, la depreciación desde julio de la rupia y el aumento de la deuda debilitaron su imagen.

Además, la seguridad también se volvió un problema mayor, después de la toma del poder por los talibanes del vecino Afganistán.

La vuelta al poder de este grupo islamista se vivió como una victoria de Pakistán, país acusado de apoyarles desde hace tiempo y donde incluso se apodó al jefe del gobierno como "Talibán Khan" por no haber dejado de promover el diálogo con ellos.

Pero, tras años de calma relativa, los atentados, sobre todo a manos de los talibanes paquistaníes, retomaron en agosto.

- Complacencia con los radicales -

Imran Khan también tuvo que ver cómo se degradaban sus relaciones con el ejército, acusado de interferir en su favor en 2018, aunque en los últimos días mantuviera el silencio ante la situación del jefe del gobierno.

Islamabad además se acercó aún más a China. Y la visita oficial a Moscú de Khan, el mismo día del inicio de la guerra en Ucrania, le valieron numerosas burlas y críticas.

Khan, hijo de una rica familia de Lahore (noreste, frontera con la India), diplomado en Oxford, casado tres veces después de arrastrar su reputación de seductor durante su carrera deportiva, también fue acusado de complacencia con los radicales religiosos.

En noviembre, su gobierno levantó la prohibición que pesaba desde abril contra el partido Tehreek-e-Labbaik Pakistan (TLP), por las violentas manifestaciones que denunciaban el apoyo dado por Francia a la defensa del derecho de caricaturizar, entre otros, al profeta Mahoma.

También fue acusado de restringir la libertad de expresión de la prensa, y en varias ocasiones relacionó la forma de vestirse de las mujeres con la violación, en un en país donde la violencia sexual está muy presente.

H.Roth--NZN